La iniciativa CANRUN esta a cargo y dado por Diego Sanchez, profesor de educación física egresado del IPEF, ejerciendo su profesión hace mas de 10años. Ademas cuenta con pos grado en personal trainer, preparador fisico e instructor de musculacion; actualizado en tecnicas de cross fit, halterofilia y entrenamiento. En forma conjunta, es educador canino gracias a Tierra de Lobos Cba. CANRUN, esta en manos de un profesional que unió sus dos pasiones, la actividad física y el mundo de los perros.

CANRUN Argentina


Para los que no saben, el canicross, es una modalidad del mushing o trineo de perros, realizada sobre tierra. Consiste en la realización de una carrera a pie con la compañía de un perro atado a la cintura a través de diversos dispositivos. El hecho de correr atados por un perro, hace que la técnica de carrera sea diferente, de esta manera, es vital el trabajo de un profesional especializado en la actividad física.
El Canicross es una disciplina con una larga tradición en Europa, que combina como ninguno la pasión de correr por la naturaleza, con el disfrute con los animales. La simplicidad y, a su vez, peculiaridad, de los recursos necesarios para su práctica, junto con los múltiples beneficios para la salud, hacen de este deporte, una actividad estupenda.

CANRUN Argentina


Es el binomio hombre-perro lo hace especialmente atractiva esta práctica deportiva. Disfrutar de la naturaleza en compañía de un buen amigo y descubrir una afición en común con él: la pasión por correr. En principio, cualquier perro sano con más de 8 meses es válido para participar, con independencia de su tamaño o raza. Habitualmente se practica en el medio natural, suelen ser senderos y caminos, en los que pueden existir desniveles, ascensos, irregularidades en la superficie, grandes recorridos, agua, etc.
La filosofía de CANRUN, está basada en cuatro pilares: actividad física, trabajo en equipo, conexión canina y respeto. El corredor debe de pensar en su compañero de entrenamiento tanto como en él mismo.
Desde CANRUN proponemos experimentar una motivación extra para salir a entrenar esos días que no apetece tanto. En cuanto el perro te ve con las zapatillas ya no se despega de ti y al final te acaba contagiando la energía.